Ejercicio de la lima.

Me intrigan, sí, las fallas de la memoria. Sus crisis. La memoria -y esto me lo revelaron las grabadoras- se crea en ciertas zonas cerebrales, no sé si en espacios mínimos o grandes pero es allí donde se registra toda una serie de traducciones de lo que es el repertorio vivencial. Está allí inscrito, y la voluntad de recordad es como un buscador en una piedra de galena para localizar la onda adecuada…

Borges lo dice bien, y es que todos los que escribimos aplicamos la lima, quien más, quien menos. En algunos autores se nota, y se deplora, la ausencia del ejercicio de la lima. La lima es uno de los instrumentos más antiguos, el primero de la herrería en todos sus calibres y después de la mecánica de precisión, antes de las grandes fresadoras capaces de lograr calibres y superficies casi perfectas. Pero antes todo eso se hacía a mano, con una lima. Y eso a mi siempre me ha gustado, limar lo que escribo. Hay veces que las frases me han salido como si ya estuvieran limadas, incluso cuando hablo. Otras veces no, y yo les aplico la lima en el sentido de que las ajusto. También en esta parte del oficio de escribir encontré una analogía con lo que antes se llamaba un mecánico ajustador. Ahora estos mecánicos han sido sustituidos por los micrómetros…

Juan José Arreola. Grabado por Fernando del Paso.

Fotografías: Dr. Víctor Morales García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s