La leyenda del hombre en la luna, ¿fue real el alunizaje?

La leyenda del hombre en la luna, ¿fue real el alunizaje?

Hace ya medio siglo que se dijo el famoso “es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad”.  Llegar a la luna fue una proeza digna de leyenda griega… pero ¿Qué es lo que sabes de la gran misión del Apolo 11?

Primero lo primero, un 16 de julio de hace 50 años cobraba vida el cohete Saturno V, el encargado de llevar a Apolo fuera de la órbita terrestre ante cientos de espectadores, en el complejo de Cabo Cañaveral, Florida.

Tan solo 4 días después, se reportó la llegada de la nave y sus tripulantes, el comandante Neil Armstrong, Edwin “Buzz” Aldrin Jr. y Michael Collins, a la zona más tranquila de la luna, el “Mar de la Tranquilidad”, todo esto bajó el cuidado de un cuarto tripulante escondido dentro de la maraña de 24 kilómetros de cables que componían la nave, un ordenador de a bordo de nombre AGC (« Apolo Guidance Computer»), cuyas funciones eran cruciales para el éxito de la misión.

Tripulación del Apolo 11 (de izq. a der.) Neil Armstrong (comandante), Michael Collins (piloto del módulo de mando) y “Buzz” Aldrin (piloto del módulo lunar).

Y por supuesto no se puede hablar de esta misión porque de inmediato escuchamos por ahí una que otra teoría conspirativa sobre el modo en que todo fue un invento de los estadounidenses, y de las veintiún mil razones por las cual es imposible llegar a la luna.

En lo personal yo creo que sí se llegó allí, pues yéndonos por puro sentido común, es sabido que más 400 mil personas trabajaron para dicho proyecto, desde científicos como ingenieros, manos de obra de varias empresas de metalurgia y textiles entre otras.

Y si bien será fácil engañar a unas cuantas, ¿Cómo engañar a tal cantidad de personas? Incluso ¿Cómo lograr mantener esa mentira a otras agencias espaciales? Como es el caso de la JAXA (Japan Aerospace Exploration Agency, agencia de exploración aeroespacial japonesa), que mostró que el sitio donde aterrizó el Apolo 11 es real. Además, no hay que olvidar que el Apolo 11 no fue el único cohete en llegar al satélite, hubo cinco “excursiones” más.

Inclusive el alunizaje no solo trajo avances en el ámbito espacial, también nos dejó muchos cambios en nuestra vida cotidiana. Por ejemplo, herramientas y electrodomésticos inalámbricos, cronómetros mucho más exactos, mejor purificación de agua, tejidos resistentes al fuego (como los usados en las carreras de F1), comida deshidratada y cobijas isotérmicas (esas que parecen echas con papel aluminio), entre otras cosas más.

Entonces, no te vayas con la corriente y creas que todo fue un asunto mediático del gobierno estadounidense y festeja los 50 años de que el hombre llegó a la luna y comprobó que no está hecha de queso.