Leonarda Cianciulli : La abuela asesina

Leonarda Cianciulli : La abuela asesina

Leonarda Cianciulli nació en Noviembre de 1893 en Italia, desde su infancia la pasó mal ya que fue producto de un embarazo no deseado, prueba de ello es la cantiudad exhorbitante de bebidas alcoholicas que consumía y que terminaron repercutiendo en problemas de salud para Leonarda, entre ellos, epilepsia. Cuando le decía a su madre que tenía hambre, le propiciaba golpes, para su mamá, su hija solo había venido al mundo para servir y obedecer. Su madre se casó con un hombre con el que tuvo tres hijos a los que educó para hacerle la vida miserable a aquella niña, los enseñó a maltratarla verbal y físicamente, la encerraban por semanas en el sótano, manteniéndola únicamente a pan y agua.

A los 21 años Leonarda decidió enfrentar a su madre, pues quería obligarla a casarse con alguien por mero interés, sin embargo ella estaba enamorada de un funcionario, con el cuál se casó en secreto para después contárselo a su madre, el coraje de su madre fue tanto que la maldijo diciéndole que iba a ser infeliz, miserable y que todos sus hijos morirían sin ella poder hacer algo para remediarlo. Después de esto, Leonarda se vio obligada a recurrir a varios videntes para saber si su futuro en algún momento iría para bien, pero no fue así, ya que todos la llevaban por el camino de la perdición. Llegó a tener 17 embarazos, de los cuales tuvo 3 abortos y 10 hijos murieron en su primer año de vida hasta que sobrevivieron 4 niños a los cuales sobreprotegía de la maldición de su madre que le acechaba día con día.

Fue tanta la locura de proteger a sus bebés que terminó termino por separarse de su esposo a quien consideraba un alcohólico, huyendo hacia Correggio, otro pueblito de Italia en donde sus vecinos la tomaban por un ser amigable; ella se dedicó a hacer pasteles y jabones para vender y sobrevivir, sus hijos crecieron y al mayor que era el que más quería lo llamaron para estar en el ejército de Italia, desatando más la locura de aquella maldición, imaginando que así perdería a su hijo.

Para poder prevenir que ese hecho pasara, pensó que la mejor manera era realizar algún sacrificio, vida por vida y que si mataba a alguien podría salvar la vida de su hijo. Su víctima fue una amiga cercana, la engaño ofreciéndole un vaso de vino que contenía pastillas para dormir, una vez que estuvo inconsciente la cortó en 9 pedazos con un hacha, matándola y la arrastrándola hastaun armario mientras decidía que hacer con el cuerpo muerto, finalmente termino por ponerlo en una olla y mezclarlo con harina, azúcar, leche y huevos, para hacer pastelitos; pero ahí no paró su demencia y para salvar a sus demás hijos decidió matar a más personas para que su destino y el de ellos cambiara para bien.

Afortunadamente, entre los años de 1939 y 1940 solo mató a tres personas. En el año de 1946 Leonarda fue sentenciada a 30 años de prisión, no pudiendo evitar la trágica maldición que su madre le proporcionó, muriendo por apoplejía cerebral.