Reseña «Eleanor y Park», la historia de un nostálgico primer amor

Reseña «Eleanor y Park», la historia de un nostálgico primer amor

Pocas veces la vida adolescente resulta tan encantadoramente nostálgica como en esta novela de Rainbow Rowell.

Publicada originalmente en 2013 por la editorial St. Martin’s Press, la novela nos relata la historia de dos adolescentes y su primer amor durante los años ochenta en un pequeño pueblito de Nebraska.

Eleanor Douglas es una chica tímida, un poco más desarrollada que las chicas de su edad, que vive junto a su madre y cuatro hermanos en la casa de su abusivo padrastro. Park Sheridan es un friki descendiente de un padre americano y una madre coreana, ha crecido toda su vida en el mismo barrio y de alguna manera pese a sus peculiares gustos se ha ganado el respeto de sus compañeros de escuela.

Ambos comenzaran una relación lo bastante seria y tormentosa como para considerarse el primer amor del uno del otro, un amor que según no has enseñado los clásicos nunca llegara a buen puerto pero que aun así vale la pena disfrutar, en este libro el destino es predecible hasta cierto punto, pero lo importante de la historia es el cómo se llega ahí.

Rowell construye sus capítulos presentándonos las dos partes de la moneda, alternando los pensamientos y sentimientos de Eleanor con los de Park, mientras vemos cómo se desarrollan las diversas situaciones que viven. Es precisamente el desarrollo de sus personajes y la historia uno de sus puntos a favor, las situaciones se dan de forma lenta, pausada, y hasta cierto punto inocente, todos esos elementos derivan en una narración que hace sentir los hechos como una historia creíble.

Y es que si bien la historia de Eleanory Park está destinada a la tragedia, contiene elementos propios de un romance juvenil con los que el lector fácilmente se puede identificar, eso y el elemento nostálgico de los años ochenta hacen que esta historia aparentemente superficial se convierta en una novela digna de recomendar dentro de la literatura juvenil.

No te dejes engañar por su número de páginas, la historia de Eleanor y Park es de fácil digestión, y más pronto que tarde estarás invadido por ese sentimiento de nostalgia que emana la novela.