Reseña «Spider-Man Lejos de Casa», casi al nivel de Sam Raimi

Reseña «Spider-Man Lejos de Casa», casi al nivel de Sam Raimi

¿Puede el Universo cinematográfico de Marvel desprenderse de la sombra de Robert Downey Jr. Como Iron Man?

La respuesta es no, al menos no a corto plazo y así es como lo deja ver la nueva cinta de nuestro amigable vecino arácnido. En esta historia Peter cansado de sus responsabilidades como Spider-Man está ansioso por emprender un viaje escolar a Europa y poder por fin declararle su amor a MJ, embarcándonos así en una comedia estudiantil al más puro estilo de Eurotrip, aunque sin tanta broma escatológica.

Sin embargo las cosas no serán nada fáciles para nuestro héroe adolescente, una vez en Europa será contactado por Nick Fury, quien busca ayuda para enfrentar a unos seres llamados los elementales que buscan acabar con el planeta tierra, para esto unirá fuerzas con Mysterio, un súper héroe proveniente de otra tierra que le enseñara a Peter que las cosas no siempre son lo que parecen.

La trama se convierte así en una divertida comedia de acción en donde Jon Watts muestra sus destrezas como director, pero también en una larga escena post créditos sobre cómo viven los personajes del universo Marvel su luto tras el sacrificio de Tony Stark en Avengers Endgame, y es este quizá el mayor obstáculo de la cinta.

Mientras otros personajes como Ant-Man o los Guardianes de la Galaxia pueden vivir sus aventuras individuales sin necesidad de conexiones directas a los eventos de otras cintas, Spider-Man no puede, le sucedió en Homecoming y le sucede aquí, convirtiendo lo que pudo haber sido una gran película del héroe arácnido en simplemente una buena película de Marvel, situación que dados los eventos que ocurren no parece que vaya a cambiar en un futuro cercano.

Pese a todo hay grandes cosas que rescatar, la química entre Tom Holland y Zendaya es innegable y los momentos que comparten juntos no tienen nada que envidiarle a lo hecho antes por Tobey Maguire y Kristen Dusnt o Andrew Garfield y Emma Stone en sus respectivas cintas. Por su parte Jake Gyllenhall hace un buen papel como el atormentado Mysterio, aunque es también en sus escenas como Holland donde más destaca el actor.

Los efectos especiales en el momento que aparecen los elementales también están a la altura de las grandes producciones, no sería de extrañar una nominación al Oscar en esa categoría. Si bien gran parte de la cinta es comedia, es en el momento del clímax donde se nos olvidan por completo las risas y nos entregan grandes secuencias de acción, los aficionados del cómic encontraran en la representación de los poderes de Mysterio un acierto, ya que la forma en la que los aplica es simplemente genial. Ojo con la escena del pasillo que es toda una referencia al Daredevil de Netflix, una ayuda que tal vez Peter necesitara si tomamos en cuenta el final de la cinta.

Al final Jon Watts y su elenco entregan una cinta entretenida, con grandes momentos de acción, pero también con grandes sobrantes, sin embargo logran equilibrarlo bien para sacar el barco a flote. No es la mejor cinta de Spider-Man pero es una buena cinta, en caso de concretarse una tercera entrega esperemos que por fin el arácnido logre brillar como se merece.