Dos.

Por Mario Villasante Barahona.

En esta noche calurosa las frescas ráfagas de viento me recuerdan a tí.

La frescura de tus labios, tu humedad, arena en mi espalda, tu aliento en mi cara. Ese movimiento de nuestros cuerpos intentando convertirse en un triste y fallido intento desde el comienzo.

No sé si reír o llorar tal vez me siento más inclinado a la depresión. Un tanto por que no te tengo, otro poco por saber que no me querrás tener. Sin embargo, no cambiaría ni una sola de: esas miradas furtivas, caricias ocultas, tu pie bajo la mesa; porque aún en estas noches de caluroso insomnio, cuando el día fue tan agotador y emocionante como muchos otros, al recordar esa sonrisa cómplice quiero despertar y vivir el otro día. Buscar sensaciones que me hagan temblar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s