Uno.

Por Mario Villasante Barahona.

Sensaciones que se desvanecen y asquean hasta morir; mezclándose en una masa hedionda, amorfa y pegajosa. Sin embargo, poco a poco, en lo más obscuro de aquella informe y siniestra masa hay algo que se remezcla transformando la hiel en luz, las texturas en dulce miel y la pestilencia en música. Como una avalancha evoluciona hacia el exterior para redescubrir cada piedra, árbol, amanecer y estrella que nos rodean generando la oportunidad de disfrutar por vez PRIMERA.

Violento, desgarrado corazón:

No somos más que una maraña de situaciones vividas: miedos y traumas  aprendidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s